Sídney se dividirá en tres ciudades

Noticias sobre ciudades#1. por Fernando Mendizabal.


Conforme las ciudades crecen, van adquiriendo más poder y más competencias para administrarse como los ecosistemas complejos que son.

Pero, ¿qué ocurre de cara al interior? ¿Las administraciones de las grandes urbes deben ser descentralizadas? ¿Cómo se plantean los alcaldes gestionar ciudades con cada vez más millones de habitantes y al mismo tiempo no perder la cercanía con los barrios y el contacto directo con los ciudadanos?

Replantear completamente el modelo urbano actual , para no perder el pulso de la ciudad, y ajustar sus desequilibrios y dependencias, es uno de los grandes retos que se ha propuesto la ciudad de Sidney de cara a afrontar su futuro a medio plazo.

Bendecida por la naturaleza, desde la década de los 80 se ha consolidado como uno de los principales nodos financieros del Pacífico, así como en una marca turística de éxito, iconos arquitectónicos y olimpiadas mediante. Pero fruto de las tensiones que afectan a las ciudades globales, es cada día una ciudad más desestructurada.  Debido su estructura urbana de baja densidad, Sídney es actualmente una ciudad muy dependiente del automóvil.

Cada vez son más las tensiones entre su centro y su periferia, su excesiva dependencia del coche privado, debido a las largas distancias que sus habitantes deben realizar para desplazarse desde sus casas hasta las zonas de trabajo, educación u ocio está suponiendo la construcción de grandes carreteras interurbanas, separando barrios, ghetificando comunidades y degradando y destruyendo los parques y bosques públicos en los que se han construido. Además se espera un aumento considerable de la población (se calcula que los 4,7 millones actuales se dupliquen en 2056 mientras que en Nueva York o Londres sólo aumentará un 30%), lo que puede acabar colapsando el actual modelo social y de movilidad metropolitana.

Por ello la Greater Sydney Commission plantea una estrategia de 40 años para abordar su crecimiento. Su principal estrategia es consolidarse como una ciudad multipolar, en la que todos los ciudadanos puedan cubrir sus necesidades esenciales en un radio a 30 minutos de sus domicilios a través de una nueva red de transportes, equipamientos públicos y el desarrollo de nuevos centros y corredores económicos.

Bajo el plan de la “Metrópolis de tres ciudades”, se ha decidido la división de la ciudad en tres entes políticos y desarrollar así los tres centros urbanos de forma separada: el Eastern Harbour, donde se encuentra actualmente el centro financiero y las principales atracciones turísticas de la ciudad, el Central River City, más al oeste y que es actualmente el centro geográfico de la ciudad, donde se pretende levantar el nuevo centro de negocios de Parramatta, alternativo al de Central River City y por último el Western Parkland City, consolidando esta nueva ciudad como una auténtica aerotrópolis, cuyo principal polo económico será el nuevo aeropuerto internacional que se construirá allí.

El nuevo plan trata de dar una respuesta a medio plazo a los principales retos de la ciudad:

El acceso a la vivienda, la habitabilidad, el cambio demográfico, el aumento de la población y el cambio climático, dado que una posible la subida del nivel del mar se ve como una amenaza real para el futuro a medio y largo plazo.

Mediante la nueva estrategia “Metrópolis de tres ciudades” Sídney se pone a la cabeza de las ciudades occidentales que deciden abordar sus grandes retos desde la estrategia de la multipolaridad urbana, como herramienta para generar ciudades más equilibradas, cohesión social e igualdad de oportunidades para sus habitantes.

Fuente: https://www.greater.sydney/metropolis-of-three-cities

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *